Mujer de rojo sobre fondo gris.

Pues el libro del título es el último que me he leído a lo largo de dos días en Illano. Su autor es Miguel Delibes y su extensión es de apenas unas setenta y cinco páginas. La verdad es que a mi, personalmente, me ha gustado mucho.

La historia principal es de amor. Pero desde el principio sabes cual es su desenlace. Dejo aquí la sinopsis extraída de lecturalia.

Señora de rojo sobre fondo gris de Miguel Delibes:

Un prestigioso pintor, sumido en una grave crisis creativa, va hilando ante su hija sus recuerdos más íntimos en un monólogo que es a la vez homenaje y exorcismo. Su relato se centra en dos acontecimientos: la detección de dos de sus hijos por motivos políticos y, fundamentalmente, la enfermedad y muerte de su mujer, Ana, a los cuarenta y ocho años. Ana contagiaba una sensación de belleza y plenitud que cobró su verdadero alcance sobre el fondo gris de lo cotidiano y los sinsabores de la enfermedad. Historia de un amor en carrera desenfrenada hacia la muerte y sobrecogedora semblanza de un personaje femenino, Señora de rojo sobre fondo gris es una profunda lección de humanismo y madurez artística que sólo Miguel Delibes podía ofrecernos.

Creo que esta sinopsis dice todo lo que se puede decir en cuanto a contenido y me parece mucho más objetiva de lo que yo llegaré a ser. Por ello, me limitaré a hablar de mi opinión personal.

Es un libro sencillo de leer y el modo que tiene Delibes de narrarlo lo hace increíblemente bonito. Su manera de representar a la mujer a través de los ojos de su marido, que la ha perdido y se siente desorientado sin ella, es sencillamente magnífica. A mi prácticamente me hizo verla o, al menos, sentir que la conozco.

Se trata del retrato de un amor donde las dos personas se complementan la una a la otra y donde los intereses del otro prevalecen sobre los propios. Sin ser una historia acaramelada es la historia de amor que más profundo me ha llegado. Me encantaría poder vivir un amor como el de Ana y Nicolás.

Puedo decir que el final me dejó un tanto insatisfecha, quizá. Me esperaba algo diferente a lo que fue. Pero puede que a otras personas les resulte magistral. Eso sí, puedo decir que lloré bastante por la muerte de Ana.

Y, por todo esto, lo recomiendo encarecidamente como una lectura ligera y bonita, que puedes leer por encima o con la que puedes pensar. Yo creo que algún día, la releeré.

Anuncios

Planteándome hacer reseñas.

Este verano me prometí leer muchos libros y jugar a todos los juegos que fui dejando abandonados durante el curso con la esperanza de jugarlos durante el verano. Pero, al final, a penas he cumplido con mis auto-promesas.

Para obligarme a leer dichos libros y jugar dichos juegos me estoy planteando hacer reseñas aquí, en el blog. No me gusta mucho calificar las cosas porque no soy muy objetiva, pero sí dar mi opinión sobre cada libro o juego junto con una leve descripción.

Ahora que, en principio, me compraré un Kindle, creo que podré leer más libros de diversos tipos. Por ello, acepto recomendaciones de libros para leer de los que quizá haga una reseña. En lo relativo a juegos ya no puedo abarcar más, porque ya me he echado yo bastantes encima.

Me gustaría saber qué opináis (si es que alguien lee esto) y si os interesaría que haga dichas reseñas.

He comprado “Los juegos del hambre”.

Bueno, me he hecho con dicho libro con la intención de leerlo al mismo tiempo que Seph, Nüi y Aru. Así podremos hablar sobre lo que vamos leyendo y será aún más divertido leerlo. Lo acordamos mientras cenábamos en el Martínez el sábado por la noche. Deberíamos salir a cenar juntas más a menudo. Y Aru debería venir más a Navia, sin duda.

Me regalaron un marcador increíblemente guapo. Lo he cambiado un poco poniéndole cartulina violeta por detrás, sobresaliendo por los lados y recortada, por dichos lados, con unas tijeras de formas. Quizá le saque una foto en algún momento.

Dicho esto, decir que hoy he aprobado todos los test que me han puesto en la autoescuela como práctica para el examen teórico y que estoy emocionada por ello. Después de hacer los test de errores me sentí como un ninja contestando bien a todas las preguntas al repetir los que antes me salían fatal.

Y tengo los sims medievales. Me apetece muchísimo jugar. Supongo que me pondré a ello. Me costó bastante hacerme con ellos ayer por la tarde y tuve al pobre Kaelig encerrado en mi casa para probarlo juntos.

Tengo ganas de abrir un foro con Seph y Aru. Muchas. Me apasiona la idea de tener un foro que se adapte a nuestros gustos y a los de la gente que conocemos y sabemos que entrarán (Y si no lo hace, se las verán cono nosotras).
Hasta me he comprado un bloc de notas para apuntar ideas.

Y eso es todo por hoy. Dejo imagen del libro y el marcador.

Vacaciones oficiales.

A día de hoy se inician, oficialmente, mis vacaciones. Esta misma tarde he acabado mis exámenes de alemán y para el miércoles tendré tanto la nota de todos ellos como las notas de P.A.U.

Ya tengo ganas de saber todas esas notas, de matricularme y de, por supuesto, celebrar la graduación con mis compañeros de curso. Tengo el vestido y los complementos preparados para dicha graduación, aunque yo no soy muy dada a estos preparativos. Me mataré caminando sobre las pedazo cuñas que me compré por influencia de mi hermana pero en fin, es lo que hay.

Por otro lado, ya hablando de temas “vacacionales”, me he puesto a leer seriamente 1Q84. Estoy que no me aguanto. Me encanta, sencillamente me encanta. Creo que, por lo que llevo leído, Murakami se ha superado. Y para mi es difícil decir esto porque Tokyo Blues es, hoy por hoy, mi libro favorito. Quizá 1Q84 lo sustituya, pero es sólo un quizá.

A raíz de leer 1Q84 me entraron ganas de leer 1984 y estoy a la espera de que un amigo me lo deje amablemente. No sé porqué me apetece pero me entró una imperiosa necesidad de leerlo. Además, tendría que leer el tercer libro de Percy Jackson que, al fin, me llegó esta tarde. Será un cambio completamente radical entre la novela de Murakami y la juvenil novela de Rick Riordan pero Percy Jackon me parece una serie realmente entretenida.

A parte de todo esto tengo ya una lista de series por ver este verano. La mayoría son anime, por no decir todas, pero me apetece darle un poco al vicio. Y, por supuesto, me he propuesto hacer más ejercicio asique debería intentar salir a correr o algo semejante. Para empezar acepté la oferta de mi hermana de hacer la ruta naviega este domingo. En teoría es un reto fácil en comparación al Camino de Santiago pero no estoy tan en forma como estaba. Veremos como se desarrolla el acontecimiento.

Ahora, sin más dilación, regreso a la compañía de Murakami y, si se tercia, a la de mi madre y mi hermana. Aunque Murakami me llama mucho más, debería prestarle algo de atención a mi vida familiar.

Auf wiedersehen.