En unos días tendré la falda.

No sé si he hablado ya de que me estoy haciendo una falda de un estilo, digamos, victoriano en la modista. La tela la elegí y compré yo misma y hoy he ido a hacer la prueba definitiva, para ver si las medidas estaban bien. Y sí, estaban bien. Y la falda es increíblemente bonita. Me encanta, en serio.

Si puedo, la llevaré al Expotaku de Gijón, el próximo fin de semana – el de esta semana no, el de la siguiente – junto con una blusa blanca que ya me compré y las botas negras típicas que tengo desde el verano pasado.

Por otro lado, este fin de semana iré a las fiestas de campo de Folgueirou, a dos kilómetros de Illano. En principio acamparemos allí mismo, cerca de la fiesta. Siempre que acampo acabo hecha polvo, pero cuando Kaelig me pone ojitos no puedo resistirme.

Después, el lunes, me examinaré del examen práctico de conducir. En cierto modo me pone nerviosa pensar en ello, pero mi instructor dice que tengo altas probabilidades de aprobar y cada día me siento más segura al volante. De hecho, ya tengo ganas de tener el carnet de conducir para ir a visitar algunos monumentos históricos de la zona.

Creo que no tengo mucho más que decir. Bueno, acabo de terminar el God of War II para la play dos, aunque tampoco tiene mucho mérito porque sabía de antemano por dónde y qué debía hacer. De hecho, me he pasado la tarde jugando.

Ahora debería hacer algo relajante para eliminar toda esta tensión bélica acumulada. Supongo que leeré. Ahora me ha dado por Jane Austen, aunque casi me da miedo leer “Mansfield Park” porque sé que es el libro más oscuro de la autora y que en él denuncia el maltrato a la gente de color. Miedo me da encontrarme algo explícito – cosa que dudo a causa de la época en que fue escrita la obra.

Eso es todo por ahora. Tengo en mente un proyecto y una propuesta que me parecen intersantes.

Anuncios