Aprobé.

Aprobé el examen práctico del carnet de conducir y ya puedo recoger mi falda. Es una buena tarde, sin duda.

Anuncios

Mañana tengo el examen práctico de conducir.

Llegó el día. Mañana iré a mi primer intento – y espero que el último – de examen práctico de conducir. Estoy, en cierto modo, en un estado permanente de tensión. Sé que debo relajarme y que mañana debo pensar en el examen como en una clase como otra cualquiera, pero también sé que tengo ciertas dudas que mañana tendré que resolver antes del examen propiamente dicho. Tengo a mi instructor mareado de tantas preguntas que le he hecho hasta ahora, porque una cosa es aprenderte la teoría y otra muy distinta ponerla en práctica en situaciones donde no tienes demasiado claro que hacer.

En fin, estoy intentando distraerme viendo las paralimpiadas o buscando alguna película con la que celebrar mi aprobado – o consolarme en mi suspenso – mañana por la tarde. Además, resulta que la falda que me estaba haciendo la modista me la entrega mañana también. Mañana podré, por lo tanto, probarme todo el conjunto que estoy pensando llevar un día al Expotaku.

Eso es todo. No tengo mucho más que decir porque el examen es mi principal preocupación ahora mismo. Aunque he de decir que también tengo ganas de probar el sabor de la vida universitaria. Ya estamos en Septiembre. Que rápido pasa el tiempo.

Vacaciones oficiales.

A día de hoy se inician, oficialmente, mis vacaciones. Esta misma tarde he acabado mis exámenes de alemán y para el miércoles tendré tanto la nota de todos ellos como las notas de P.A.U.

Ya tengo ganas de saber todas esas notas, de matricularme y de, por supuesto, celebrar la graduación con mis compañeros de curso. Tengo el vestido y los complementos preparados para dicha graduación, aunque yo no soy muy dada a estos preparativos. Me mataré caminando sobre las pedazo cuñas que me compré por influencia de mi hermana pero en fin, es lo que hay.

Por otro lado, ya hablando de temas “vacacionales”, me he puesto a leer seriamente 1Q84. Estoy que no me aguanto. Me encanta, sencillamente me encanta. Creo que, por lo que llevo leído, Murakami se ha superado. Y para mi es difícil decir esto porque Tokyo Blues es, hoy por hoy, mi libro favorito. Quizá 1Q84 lo sustituya, pero es sólo un quizá.

A raíz de leer 1Q84 me entraron ganas de leer 1984 y estoy a la espera de que un amigo me lo deje amablemente. No sé porqué me apetece pero me entró una imperiosa necesidad de leerlo. Además, tendría que leer el tercer libro de Percy Jackson que, al fin, me llegó esta tarde. Será un cambio completamente radical entre la novela de Murakami y la juvenil novela de Rick Riordan pero Percy Jackon me parece una serie realmente entretenida.

A parte de todo esto tengo ya una lista de series por ver este verano. La mayoría son anime, por no decir todas, pero me apetece darle un poco al vicio. Y, por supuesto, me he propuesto hacer más ejercicio asique debería intentar salir a correr o algo semejante. Para empezar acepté la oferta de mi hermana de hacer la ruta naviega este domingo. En teoría es un reto fácil en comparación al Camino de Santiago pero no estoy tan en forma como estaba. Veremos como se desarrolla el acontecimiento.

Ahora, sin más dilación, regreso a la compañía de Murakami y, si se tercia, a la de mi madre y mi hermana. Aunque Murakami me llama mucho más, debería prestarle algo de atención a mi vida familiar.

Auf wiedersehen.

La recompensa.

Hoy, me siento plena.

Me han dado los resultados para este curso académico y me siento orgullosa de mi misma. Todo el trabajo mereció la pena por ver a toda esa gente que me sonríe con un “Felicidades” en los labios.

Por supuesto hay una serie de personas que me emocionan en especial, como son, por ejemplo, mi familia. Además está ahí Kaelig, que siempre tiene algo increíble que decirme. Aunque se nota que fue él quien soportó todas mis horas de frustración pre-examen. Te quiero Kaelig. Muchísimo.

No tengo mucho más que añadir del día de hoy, porque me di al vicio y me pasé la tarde leyendo manga yaoi. Es una cochinada por mi parte, pero me apetecía. Mañana empezaré a estudiar. Siempre digo lo mismo y nunca lo hago jajajaja.

Y dicho esto me retiro, que quiero ver una película con las bobas de mi madre y mi hermana y mañana me toca madrugar para ir a inglés.

Tiempos de estrés.

Estamos a final de 2º de Bachiller. Llega ese horrible momento en que te sientas en la mesa en la que te van a dejar el último examen del curso de una u otra asignatura.

Es realmente estresante. O, al menos, cuando intentas sacar unas notas impecables de las que sentirte orgullosa. Hombre, todo dieces no van a ser, pero al menos que sean unas notas que me apetezca enseñar.

Mañana tengo mi último examen de geografía de todo el curso y hoy tuve mi último examen de literatura universal. Supongo que el año que viene, mirándo estos días desde otra perspectiva, pensaré en lo mucho que me gustaban estos exámenes y en lo endemoniadamente sencillos que eran.

No sé si tengo ganas de irme a la universidad. Me inspira un respeto extraño y hace que me sienta emocionada, al mismo tiempo. Supongo que hasta que no me siente allí y disfrute de mi primera clase de historia no sabré si la universidad es lo mio o si, al menos, mi elección de carrera es la que me corresponde.

Por ahora, de lo que sí se que tengo ganas es de acabar ya con la PAU, con el global de Alemán y con el teórico de la autoescuela para poder darme el verano que tanto deseo. A ver si puedo ver todas las películas y series que quiero y si puedo leerme todos los libros que he ido dejando sin leer con la esperanza de tener tiempo más adelante.

Me voy a estudiar geografía, entre perturbada y satisfecha.

Nieve

Este puente de Semana Santa he subido a Illano con Kaelig. La verdad es que ha estado bastante bien. He vivido bastantes cosas nuevas. Por ejemplo, la nieve.

La textura de la nieve es mucho más agradable de lo que hubiera imaginado y no sabía que si la apretabas mucho se convertía en algo parecido a hielo que impacta con fuerza contra el suelo. Además sentir como la nieve te cae encima no es desagradable.

Por otra parte conocí lugares que nunca había visto, como Villanueva de Oscos, Fosagrada o Muimenta. Este último es un pueblito bastante pequeño donde se encuentra una enorme discoteca llamada (H)ermo.

Por otro lado apenas he hecho trabajo de clase. Aunque lo tengo casi todo acabado, no he empezado siquiera a estudiar filosofía. Debería ponerme a ello desde ahora, pero no me apetece en absoluto.

Mañana tengo el examen y, de paso, recibiré al fin las notas de lengua y de geografía. La de geografía me preocupa, pero ya se verá.