Y llegaron los dieciocho.

La verdad es que ya venía amenazándome este día 23 de agosto de 2012. En él, cumplo la mayoría de edad según las leyes españolas.

Sinceramente, no ha sido uno de los mejores días de mi vida. Este verano está bastante marcado por la soledad, el estrés pre-examen de conducir, las prisas y las presiones por la mudanza a Oviedo… ese tipo de cosas.

Justo ayer, día 22 de agosto de 2012 me matriculé en la Universidad de Oviedo, para estudiar el Grado de Historia. Hace unos años, allá por mis inocentes catorce, quería ser abogada y consideraba a los historiadores unos bohemios. Quizá me he vuelto bohemia.

Como apunte señalar que mi hermana me ha regalado una preciosa chaqueta gris con topitos negros y mi madre unas botas de Mustang que me pegan bastante. Mi tía Merche es más práctica y ha tirado por lo seguro: dinero.

Y nada más. Quizá mañana (u hoy) me anime a escribir algo más poético sobre la mayoría de edad. Pero lo más probable es que no lo haga porque yo no le noto la diferencia al día de hoy con respecto a los demás. Lo único son las botas y la chaqueta y quizá la tarta de chocolate que me pusieron a la hora del postre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s