Una reflexión.

Me he dado cuenta del hecho de que, en ocasiones, me gusta imaginar como fue la vida de otras personas. Me coloco en su lugar y pienso en las decisiones que tomaron, porqué las tomaron, qué les influyó para hacerlo.

Se podría decir que me gustaría experimentar, por al menos un segundo, la vida de otra persona de otra época, de otro lugar. Me gustaría ser un cualquiera en un lugar y un tiempo desconocidos para mi.

Probablemente ese sea el motivo de mi afición a la historia. Conociendo mejor el contexto de cada momento me puedo situar mejor en el papel de una persona de la época.

¿Seré feliz estudiando historia? No lo sé. Pero sí sé que seré feliz imaginándome en el lugar de las mujeres y hombres que conformarán mi objeto de estudio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s