Antibiótico.

En fin. No sé como lo hago. Siempre acabo poniéndome mala. Claritromicina de nuevo. No salgo de ese antibiótico.

Además de esta noticia maravillosa estoy cansada y harta. Muy harta. No me apetece estudiar, no me apetece salir, no me apetece nada. Bueno, me apetece acurrucarme en la cama, a ser posible abrazada por o a alguien. Supongo que mi cuerpo está diciendo que ya no tiene energías para mucho más.

Quizá sea todo culpa de la enfermedad. O puede que sea la primavera. Pero el asunto es que no puedo bajar mis notas y lo sé. Y aún así, no puedo evitar distraerme con casi nada, cosa muy inusual en mi, que siempre tuve buena concentración.

Y ahora debería estudiar lengua. Y sé que tengo que hacerlo, pero no me apetece en absoluto. No sé que estoy haciendo ni que voy a hacer.

Me estoy anulando a mi misma.

Anuncios

He retomado el Dirge.

Bueno, pues eso, que he vuelto a jugar al Dirge of Cerberus. Al fin y al cabo este fin de semana no tengo mucho más que hacer que ver películas, dormir, jugar al Dirge, leer a Percy Jackson y, si eso, adelantar trabajo.

No tengo planes definidos para esta noche por lo que puede que me acueste temprano o siga jugando. Tal y como me veo de cansada la primera opción me está llamando mucho.

Afortunadamente me ha llegado el segundo libro de Percy y ya me he pasado a por él, por lo que tengo entretenimiento asegurado. Por otra parte mañana planeo hacer magdalenas de chocolate o algo así. Tendré que salir a comprar moldes e ingredientes.

¿Alguien se apunta a una tarde de magdalenas y té?

(Le estoy echando de menos, a pesar del neutralismo de esta entrada.)

Llevo días sin tocar esto.

Me siento culpable, pero ultimamente no tengo ganas de nada. Me siento deprimida, sin ánimos. La primavera y segundo de bachillerato están acabando conmigo.

Además ahora tengo a mi compañera roja y Kaelig no está. Espero que disfrute mucho en Nueva York, y espero que no le pase nada malo.

Ahora mismo debería estar estudiando historia del arte pero me duele la cabeza y no me apetece. A ver que tal me va mañana, sinceramente. La improvisación se va a convertir en un hábito peculiar para mi en lo relativo a esta asignatura.

Este fin de semana me lo voy a dedicar a mi misma. Añoraré mucho a Kaelig, pero voy a hacer magdalenas, cambiarme el estilo de las uñas y ver series/películas a las que les tenga ganas. Igual, hasta me voy de compras con mamá y mi hermana.

Aún así tengo ganas de que vuelva y apenas se ha ido hoy.

Sin más, me despido. Sólo me apetecía escribir algo. Desahogarme quizá.

Necesito ánimos para seguir. Estoy cansada, muy cansada.