Esa persona.

Y entonces le ves. Ves a esa persona que hará tu vida dichosa y feliz. Y no es necesario que sea amor a primera vista, simplemente que sea un amor efervescente, que florezca en menos de un segundo, que aumente a cada instante y haga que tu corazón lata a ritmos insospechados.

Después llegará esa calma. Esa calma infinita de una confianza implícita en el amor que se mantiene en el tiempo. Porque es esa persona. La persona que has estado buscando y te ha encontrado.

Te sonríe, te acaricia. Sientes que cada vez que miras sus ojos te entiende, comprende lo que sientes y te corresponde.

Juntos, siempre. Tumbados, sentados, de pie. Unidos, separados, de la mano. Caminando, quietos, despistados, dormidos. El todo, el cuando y el porqué.

Esa persona eres tú. Lo dice el tiempo que ha pasado, las muchas cosas que hemos hecho, los recuerdos y los sentimientos. Te quiero, te quiero.

Te quiero.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s